citamarcelino "Ni nos domaron, ni nos doblaron, ni nos van a domesticar".
  • arriate
  • andaluz
  • rojos
  • republicanos
Visita el canal de videos de Izquierda Unida de Arriate en Youtube Siguenos en la pagina de Facebook de Izquierda Unida de Arriate Siguenos en el Twiter de Izquierda Unida de Arriate Contacta con el Partido Comunista de Arriate Mapa del Sitio. El tiempo en Arriate  

Diez corporaciones del mundo real que parecen salidas de la mente de un supervillano
Strambotic
 

Ya lo avisó en su día el documental ‘The Corporation’: Las empresas se comportan como psicópatas y, lo que es peor, no les queda otra opción para sobrevivir en este frenopático poblado por otros psicópatas que es la economía global. Pero dentro del manicomio hay muchos niveles de locura: están los locos de toda la vida, esos que quieren ganar más dinero cada año, y están los verdaderamente tarados, aquellos que son capaces de pasar por encima de cualquier comunidad o ecosistema para lograr su sacrosanto objetivo: amasar pasta.

A continuación las diez empresas (de las muchas que hay) más malvadas del planeta (con su token español incluido):

 

10

Walmart Associates Produce1
10 Wal Mart 

►Negocio: Gran distribución

►Tropelías: Atila del pequeño comercio, negrero de sus “asociados”

 

¿Pero qué tripa se os ha roto para incluir en una lista de empresas malvadas al mayor empleador de EEUU, con sus 2,2 millones de trabajadores en todo el mundo? Pues porque buena parte de esos trabajadores sobreviven en el umbral de la pobreza, con sueldos de unos 8 dólares por hora (menos de 6 euros). El presidente de Wal-Mart gana más en una hora que un “asociado” (así llaman a los curritos) a tiempo completo en un año.

 

En un mercado libre el trabajador de Wal-Mart tal vez podría buscar trabajo en otro lugar pero no es el caso: la cadena de supermercados ha arrasado con la competencia y con la industria estadounidense: el 85% de los productos que vende se importan de China.


 

9

empresa91
9 Office Cherifien des Phosphates

►Negocio: Minería

►Tropelía: Expoliar las riquezas de territorios invadidos

 

Ni tú ni casi nadie ha oído el nombre de esta empresa, pero puedes estar seguro que en tu nevera hay más de una fruta crecida gracias a los fosfatos que extrae del subsuelo del Sáhara. ¡Ah, en ese caso es una benefactora de la Humanidad! Bien, podría serlo, si no fuera por dos pequeños detalles:

1. Buena parte del mineral que vende esta empresa marroquí procede del territorio del Sáhara Occidental, más concretamente de la gigantesca mina de Bou Craa, la mayor del mundo. En otras palabras, Office Cherifien se está lucrando con las riquezas naturales de los saharauis.

2. La empresa pertenece a la familia real marroquí, así que la inmensa riqueza generada (Marruecos es el primer exportador de fostafos del mundo) no revierte tampoco en la población marroquí sino en su monarca, Mohammed VI, “el rey de las rocas”, según Forbes, el séptimo rey más rico del  mundo, con una fortuna de 2.500 millones de dólares.


 

8

empresas8
8 Nestlé

►Negocio: Alimentación, cosmética y demás

►Tropelía: Acaparar el agua a las comunidades de medio mundo

 

El evocador logo de Nestlé –mamá pájaro alimentando a sus polluelos en el nido- es probablemente uno de los más hipócritas de la historia de la comunicación corporativa. La multinacional suiza es por derecho propio la empresa más boicoteada de la historia, por escándalos como la leche en polvo que hacía que los lactantes renunciaran a la leche materna a la más reciente acaparamiento de los recursos hídricos en países como Etiopía, Sudáfrica o Pakistán.

Es ley de mercado: a medida que el agua empieza a escasear, su venta se convierte en un enorme negocio. Ejemplo práctico: Nestlé se apropia cada día de 1,1 millones de litros de agua de un acuífero canadiense (incluso durante las sequías) por los que abona la bonita cifra de 3,71 dólares, y los revende –una vez embotellada y etiquetada- por 2 millones de dólares, obteniendo un espectacular margen del 53 millones por ciento, según el cálculo de Hang the Bankers.


 

7

empresas7
8 Pescanova

►Negocio: Pesca

►Tropelía: Destrozos en el medio ambiente, abusos a sus trabajadores

 

Para hacer tortilla hay que romper huevos, decía Alex en ‘La Naranja Mecánica’. Y para que Rodolfo Langostino llegue a tu mesa hay que expoliar muchos manglares en Nicaragua, denuncia la ONG Intermón Oxfan en un informe distribuido el pasado verano sobre las prácticas laborales y medioambientales de la pesquera española, propietaria de la mayor flota mundial al menos hasta que a sus dueños les cegó la codicia y hundieron el barco.

Entre las muchas denuncias acumuladas –y no sólo contables- están “causar daños medioambientales irreparables” en los manglares de Nicaragua para la cría del langostino o en los bancos de Chile, con redes de arrastre. Además, los trabajadores de los criaderos de langostinos cumplen jornadas maratonianas. Para añadir sal a la herida, Pescanova recibió en 2012 créditos por valor de 10 millones de euros del Ministerio de Economía (Cofides), años después de que se hubieran presentado las denuncias.


 

6

empresas6
6 Academi

►Negocio: Guerras

►Tropelía: Subcontratistas de batallas ajenas. Mercaderes de la muerte.

 

Seguramente el nombre de Academi no te diga nada, y puede que te suene a una academia de catalán para extranjeros, pero si decimos Blackwater tal vez vuelvan a tu memoria las imágenes de un ejército mercenario que desembarcó en Irak tras la invasión y, poco a poco, fue reemplazando al ejército norteamericano en las tareas de zapa y hostigamiento de los insurgentes.

Academies, efectivamente, un lavado de cara de Black Water, la mayor empresa de mercenarios del mundo: 40.000. Su página web no deja lugar a equívocos: “Entrenamientos de elite. Protección de confianza”, y es que este ejército privado hace la guerra por su lado… a sueldo del Pentágono, de donde provienen el 90% de sus ingresos.


 

5

empresa4
5 Mitsubishi

►Negocio: Electrónica, pesca, pastis

►Tropelía: Congelar atunes para revenderlos tras su extinción

 

A los japones les gusta más un lomo de bonito que a los gaditanos la tortita de camarones. Tanto les gusta que ya se han comido prácticamente todos los atunes del Pacífico norte, estén (estemos) haciendo lo propio con los del Mediterráneo y los bonitos del Atlántico. El pez desaparecerá en algún momento de las próximas décadas, pero la avidez por su carne roja permanecerá alguna generación más.

Consciente de esta “demanda latente”, la multinacional Mitsubishi está pescando miles de toneladas de atún azul en aguas europeas y ultracongelándolas a -60ºC para revenderlas dentro de varios años, como si fueran recién pescadas, una vez la escasez haya disparado el precio por las nubes, según denuncia el documental ‘The End of the Line’. Además de fabricar excelentes troskis, Mitsubishi acapara el 40% de las capturas de atún mediterráneo que se vende en Japón. WWF calcula que la especie podría estar esquilmada en 2048. Hagan cuentas.


 

4

empresa2
4 Armajaro Holdings

►Negocio: Inversiones

►Tropelía: ¡Quedarse con el chocolate!

 

En el cuento de Roald Dahl y en la película de Tim Burton, “Charlie y la fábrica de chocolate” Willy Wonka era un excéntrico ermitaño que controlaba la producción del mejor chocolate del mundo. Con mucho menos gracia y glamour, el especulador Anthony Ward trata de acaparar la producción de cacao en el mundo, conocedor de un pequeño secreto: dentro de 20 años el chocolate se habrá convertido en un producto de lujo.

Ward, dueño de la firma de inversión Armajaro Holdingscompró en 2010 241.000 toneladas de cacao, suficientes para fabricar 5.300 millones de barritas de chocolate, una por cada habitante del planeta sin contar diabéticos y señoras en régimen. ¿El motivo? Dentro de un par de décadas, las barritas de chocolate Kit-kat, Mars o los entrañables Huesitos que hoy podemos comprar por 1 euro costarán 10 euros (o estarán compuestos de sucedáneos grasos), según el  documental Panorama de la BBC sobre la problemática producción de cacao en África.


 

3

empresa3
3 Correction Corporation of America

►Negocio: Prisiones

►Tropelía: Conseguir clientes para llenar sus cárceles

 

magina por un momento el Gobierno privatiza Instituciones Penitenciarias, lo renombran Trullo S.A. y empieza a cotizar en Bolsa. Impensable, ¿verdad? Pues en EEUU hace tiempo que sucede. El campeón nacional del sector allí  -el Hilton de las prisiones, para entendernos- se llama Corrections Corporation of America (CCA), cotiza en bolsa y su negocio no es obviamente la rehabilitación de los reclusos sino su reincidencia, lo que puede que explique que Estados Unidos sea el país con mayor población reclusa del mundo.

Si la misma existencia de una empresa que vive de la privación de libertad de las personas es un escándalo, aún lo son más los métodos de operación de CCA. Según un informe del grupo In The Public Interest, la empresa exige a los estados un contrato que garantice un 90% de ocupación de las celdas, de modo que si se reduce el índice de delitos, el gobierno debe pagar una compensación. ¿Y qué hace un gobernador con el agua de los presupuestos al cuello? Pues sacar a la policía a buscar más negros delincuentes. Como reza el famoso dicho policial, “no hay nadie inocente, sino insuficientemente investigado”.


 

2

empresa5
2 Rio Tinto

►Negocio: Minería

►Tropelía: Trabajo esclavo, guerras por el territorio

 

Quién nos iba a decir que un humilde río ferroso de Huelva iba a dar nombre a uno de los  supervillanos corporativos más malvados del planeta. Pues sí: Rio Tinto fue fundada a finales del XIX por un grupo inglés para explotar las minas de cobre en Andalucía y posteriormente se expandió hasta el infinito y más allá… concretamente, hasta Papúa Nueva Guinea.

El historial de abusos contra el medio ambiente y los derechos humanos de Rio Tinto está documentado en medio mundo (Filipinas, Namibia, Madagascar y Australia, entre otros territorios), pero alcanza su paroxismo en Papúa Nueva Guinea, donde una filial de la compañía, Bougainville Copper, bloqueó la isla en 1990 en represalia a un movimiento secesionista que amenazaba su negocio. Durante el bloqueo, que duró siete años la Cruz Roja calcula que murieron 10.000 personas por falta de asistencia médica. El objetivo del director de la empresa era “matar de hambre a esos bastardos”.


 

1

empresa0
1 Monsanto

►Negocio: Alimentación

►Tropelía: Prohibir a los agricultores que replanten las semilla

 

Si un guionista tratara de plasmar maldad más abyecta en una empresa, probablemente le faltara imaginación para llegar a los niveles de perversión de Monsanto, la empresa de supervillanos que no tiene empacho en reconocer que quiere controlar la alimentación mundial. It’s only business.

Recientemente, Monsanto ha sido nombrada la empresa más malvada del mundo (por delante de McDonald’s y la Reserva Federal), pero lleva décadas acumulando méritos: durante la guerra de Vietnam suministró al Ejército de EEUU una fórmula refinada del “agente naranja”, mucho más letal con los “malditos limones” que la de sus competidores. Luego llegaron el DDT, las aspartano y la hormona de crecimiento de las vacas, todas ellas con graves consecuencias para la salud de los consumidores.

Su línea más rentable es el herbicida Roundup, que, según denuncian los ecologistas, queda en los alimentos y puede causar una amplia gama de enfermedades en los consumidores: de la diabetes, al cáncer, pasando por Parkinson o depresión. Y mejor no hablamos de los transgénicos, porque nos acusarán de involucionistas y magufos…


 

images

Este cinco de agosto del 2013, se cumplen 73 años del fusilamiento de las conocidas como las 13 Rosas, jóvenes, la mayoría de la JSU, que fueron condenadas por los tribunales franquistas como responsables indirectas de las muertes en atentado de general Isaac Gabaldón y dos personas más, el 29 de julio de 1939. El expediente 30.426 agrupaba, además las causas, idénticas, de dos mujeres más, Antonia Torres y Julia Vellisca, y los de 53 varones, acusados también de cometer actos delictivos contra en orden social y jurídico de la nueva España por haber pertenecido a la JSU, al PCE o a la UGT durante la República.

 

 

 

jpg lastrecerosasTapia donde fueron asesinada las 13 RosasTodas murieron esa misma madrugada fusiladas en las tapias del cementerio del este de Madrid. El Consejo de guerra, celebrado escasamente 48 horas antes, las condenó a la pena máxima por rebelión militar; no tuvieron tiempo de solicitar clemencia (inimaginable entonces la revisión de la sentencia). De las 13 mujeres, siete de ellas eras menores de edad.
Antonia Torres también fue condenada, pero su sentencia se cumplió en febrero de 1940, fusilada en las mismas tapias que sus compañeros. Julia Vellisca tuvo mejor suerte; pasó seis años en la cárcel y le fue conmutada la pena.
Este años, en que el aniversario coincide con la involución social, laboral y política que hemos vivido en los últimos treinta, vuelve a aparecer aquella mano negra del franquismo que, sin complejos, desea olvidar a los protagonistas de la historia democrática de nuestro país y niega todo derecho a las víctimas de la dictadura y a sus familiares.
Reconocer a aquello/as valeroso/as jóvenes que, como los miembros de la JSU , defendieron los ideales democráticos que representaba el estado republicano en aquellos momentos, frente al fascismo y la barbarie a la que obedecían los generales golpistas que provocaron una guerra en España, es un deber para la higiene democrática de nuestro país.
 

13rosas

Las Treces Rosas

 

Carmen Barrero Aguado (20 años, modista). Trabajaba desde los 12 años, tras la muerte de su padre, para ayudar a mantener a su familia, que contaba con 8 hermanos más, 4 menores que ella. Militante del PCE, tras la guerra, fue la responsable femenina del partido en Madrid. Fue detenida el 16 de mayo de 1939.

Martina Barroso García (24 años, modista). Al acabar la guerra empezó a participar en la organización de las JSU de Chamartín. Iba al abandonado frente de la Ciudad Universitaria a buscar armas y municiones (lo que estaba prohibido). Se conservan algunas de las cartas originales que escribió a su novio y a su familia desde la prisión.

blancaBlanca Brisac Vázquez (29 años, pianista). La mayor de las trece. Tenía un hijo. No tenía ninguna militancia política. Era católica y votante de derechas. Fue detenida por relacionarse con un músico perteneciente al Partido Comunista. Escribió una carta a su hijo la madrugada del 5 de agosto de 1939, que le fue entregada por su familia (todos de derechas) 16 años después. La carta aún se conserva.

Pilar Bueno Ibáñez (27 años, modista). Al iniciarse la guerra se afilió al PCE y trabajó como voluntaria en las casas-cuna (donde se recogía a huérfanos y a hijos de milicianos que iban al frente). Fue nombrada secretaria de organización del radio Norte. Al acabar la guerra se encargó de la reorganización del PCE en ocho sectores de Madrid. Fue detenida el 16 de mayo de 1939.

Julia Conesa Conesa (19 años, modista). Nacida en Oviedo. Vivía en Madrid con su madre y sus dos hermanas. Se afilió a las JSU por las instalaciones deportivas que presentaban a finales de 1937 donde se ocupó de la monitorización de estas. Pronto se empleó como cobradora de tranvías, ya que su familia necesitaba dinero, y dejó el contacto con las JSU. Fue detenida en mayo de 1939 siendo denunciada por un compañero de su "novio". La detuvieron cosiendo en su casa.

Adelina García Casillas (19 años, activista). Militante de las JSU. Hija de un guardia civil. Le mandaron una carta a su casa afirmando que sólo querían hacerle un interrogatorio ordinario. Se presentó de manera voluntaria, pero no regresó a su casa. Ingresó en prisión el 18 de mayo de 1939.

Elena Gil Olaya (20 años, activista). Ingresó en las JSU en 1937. Al acabar la guerra comenzó a trabajar en el grupo de Chamartín.

Virtudes González García (18 años, modista). Amiga de María del Carmen Cuesta (15 años, perteneciente a las JSU y superviviente de la prisión de Ventas). En 1936 se afilió a las JSU, donde conoció a Vicente Ollero, que terminó siendo su novio. Fue detenida el 16 de mayo de 1939 denunciada por un compañero suyo bajo tortura.

ana-lc3b3pez-gallegoAna López Gallego (21 años, modista). Militante de las JSU. Fue secretaria del radio de Chamartín durante la Guerra. Su novio, que también era comunista, le propuso irse a Francia, pero ella decidió quedarse con sus tres hermanos menores en Madrid. Fue detenida el 16 de mayo, pero no fue llevada a la cárcel de Ventas hasta el 6 de junio. Se cuenta que no murió en la primera descarga y que preguntó "¿Es que a mí no me matan?".

Joaquina López Laffite (23 años, secretaria). En septiembre de 1936 se afilió a las JSU. Se le encomendó la secretaría femenina del Comité Provincial clandestino. Fue denunciada por Severino Rodríguez (número dos en las JSU). La detuvieron el 18 de abril de 1939 en su casa, junto a sus hermanos. La llevaron a un chalet. La acusaron de ser comunista, pero ignoraban el cargo que ostentaba. Joaquina reconoció su militancia durante la guerra, pero no la actual. No fue conducida a Ventas hasta el 3 de junio, a pesar de ser de las primeras detenidas.

Dionisia Manzanero Salas (20 años, modista). Se afilió al Partido Comunista en abril de 1938 después de que un obús matara a su hermana y a unos chicos que jugaban en un descampado. Al acabar la guerra fue el enlace entre los dirigentes comunistas en Madrid. Fue detenida el 16 de mayo de 1939.

Victoria Muñoz García (18 años, activista). Se afilió con 15 años a las JSU. Pertenecía al grupo de Chamartín. Era la hermana de Gregorio Muñoz, responsable militar del grupo del sector de Chamartin de la Rosa. Llegó a Ventas el 6 de junio de 1939.

Luisa Rodríguez de la Fuente (18 años, sastre). Entró en las JSU en 1937 sin ocupar ningún cargo. Le propusieron crear un grupo, pero no había convencido aun a nadie más que a su primo cuando la detuvieron. Reconoció su militancia durante la guerra, pero no la actual. En abril la trasladaron a Ventas, siendo la primera de las Trece Rosas en entrar en la prisión.

 

{jcomments on}

Los hechos

El asesinato de los abogados de Atocha (1977), fue el colofón de una semana trágica que comenzó con la muerte, a manos de pistoleros fascistas, del estudiante Arturo Ruiz. Latente la legalización del Partido Comunista de España (PCE), los grupos de extrema derecha que se oponían a lo que adivinaban inevitable entraron en una época de hiperactividad. arturo

Enero de 1977 fue una fecha clave en la transición política a la democracia. Con una policía que no había sido depurada y en la que campaban protagonistas de la represión franquista Adolfo Suárez, como presidente del Gobierno, y Rodolfo Martín Villa, al frente del Ministerio del Interior, se enfrentaron a un rosario de muertes que pusieron en peligro la reforma política.

A las 16.20 del día 24 moría la joven estudiante Mari Luz Nájera, como consecuencia del impacto, en pleno rostro, de un bote de humo lanzado por los antidisturbios durante una manifestación de protesta por la muerte de Arturo Ruiz celebrada esa mañana.

luz-najera

atocha2

Por la noche, a las 22.30, tres individuos armados penetraron en el portal número 55 de la calle Atocha y se ocultaron un poco más arriba de la planta tercera, donde había un despacho de abogados laboralistas de Comisiones Obreras (CCOO). La mayoría de sus miembros pertenecían al PCE.

El día anterior había finalizado una huelga en el ramo del transporte privado de viajeros que había tenido gran repercusión en Madrid y en la que había desempeñado un papel importante Joaquín Navarro Fernández, de CCOO, que aquella noche tenía una reunión con un numeroso grupo de trabajadores en el citado despacho laboralista. Cuando creyeron llegado su momento, a las 22.45, los tres hombres agazapados descendieron y tocaron el timbre. Salió a abrir uno de los jóvenes abogados, Javier Benavides Orgaz.

Rápidamente penetraron en el piso dos de los pistoleros: uno empuñaba una Browning 9 mm Parabellum, y el más joven una Star de 9 mm, modelo Super. Empujaron a Benavides hacia el interior, hasta uno de los salones, donde se encontraban otros abogados. "Todos al rincón, las manitas bien arriba", dijo el pistolero de más edad. El abogado Valdevira, que estaba fumando, pidió permiso para apagar el cigarrillo, que atornilló en el cenicero antes de incorporarse al grupo con las manos en alto. Mientras tanto, el otro pistolero recorría las habitaciones; comprobaba que no había más gente en el piso, arrancaba los teléfonos que encontraba y destruía archivos.

Había nueve personas amenazadas, ocho abogados y un auxiliar de despacho, en el salón. Muy juntas. El hombre de la Browning preguntó: "¿Dónde está Navarro?"; "¿Navarro? No sabemos quién es", le respondieron. "Seguro que está aquí", insistió. "Pues búscalo", le contestó con valentía, y cierta exasperación, Francisco Javier Sauquillo, uno de los abogados.

De repente se desencadenó el infierno. Sin que nadie pudiera preverlo empezaron a ladrar las pistolas. La ceremonia de la matanza fue rápida e implacable. Los tiros sonaban secos, espaciados, uno detrás de otro, pero tantos que al principio se creyó que se estaban utilizando metralletas. El fuego cruzado pilló de espaldas a la mayoría del grupo. El proyectil que mató a Sauquillo le entró, por detrás, en la base del cráneo, mientras estaba de pie; el que acabó con Javier Benavides le entró por la espalda y salió por el pecho. El auxiliar Ángel Rodríguez Leal, que también resultó muerto, recibió un tiro en el centro de la nuca –con salida estrellada, lo que le provocó la rotura de la nariz–. Enrique Valdevira recibió tres impactos: uno en la rodilla derecha, otro en la nariz y un tercero que le entró por detrás y le rompió el corazón. Serafín Holgado recibió dos balazos: uno en el muslo izquierdo y otro en la cabeza, que le entró por la parte posterior. Los asesinos disparaban a algo más de medio metro de distancia. De aquel intenso tiroteo –disparaban serena, fríamente; de forma metódica, como si lo tuvieran ensayado– escaparon gravemente heridos otros cuatro.

Alejandro Ruiz Huerta, uno de los supervivientes de la matanza, tiene la impresión de que todo fue muy rápido. Cuando entraron estaba sentado en un banco, de espaldas a la puerta. Vio en las caras de sus compañeros que algo extraño pasaba. Le obligaron a ponerse de pie. Cayó al suelo por un impacto de bala que le alcanzó el pecho. Sobre su cuerpo se derrumbó Enrique Valdevira. El proyectil que le dio se desvió al chocar con un bolígrafo de acero que llevaba prendido en la camisa, lo que le salvó la vida.

La esposa de Javier Sauquillo, María Dolores González Ruiz, de treinta años, se tumbó en uno de los bancos y se tapó el cuerpo con una trenka cuando empezaron los tiros. No recibió ningún impacto hasta el final. Pudo apreciar la frialdad con que disparaba el hombre de la Browning. Luego un tiro le entró en la boca.

El tercero de los supervivientes, Miguer Sarabia Gil, vio a Valdevira apagar el cigarrillo en los últimos momentos de su vida. Al desatarse la lluvia de disparos trató de huir por una puerta que tenía tras de sí y que daba a un pasillo. Giró sobre sí mismo para escapar, pero recibió un impacto en el vientre. Se dobló, y permaneció agachado con las manos apretadas para contener la hemorragia. El cuarto, Luis Ramos Pardo, sintió un balazo en un brazo y se dejó caer como muerto al suelo. Eso le salvó la vida. Al darse cuenta de que se habían ido trató de levantarse, pero entonces se dio cuenta de que no podía porque también estaba herido en las piernas. Vio a Sarabia telefonear: hablaba con su mujer para darle cuenta del horror de lo que había pasado. Acto seguido, éste se dirigió a la ventana a pedir auxilio.

Los vecinos avisaron a la policía. En pocos minutos la calle se llenó de coches con luces de destello y ambulancias. Los primeros que entraron en el despacho se encontraron una escena espantosa: sangre por todas partes y cuerpos destrozados. Tres de las víctimas habían muerto en el acto; otras dos fallecieron poco después. Los heridos fueron transportados a centros médicos.

La noticia de la matanza de Atocha cayó como un mazazo. Era un periodo de sangre en la transición política, pero a pesar del goteo de muertes nadie estaba preparado para la enormidad de esta acción, que conmocionó a la clase política y a todo el país. Era un salvaje y brutal atentado. Numerosos dirigentes y miembros significados del sindicato CCOO y del PCE dejaban sus casas, ante la posibilidad de que se tratara de una cadena de acciones violentas.

La tensión subió al límite. Nadie estaba seguro de qué podía pasar en las horas siguientes. No obstante, los cuadros del PCE lograron reaccionar con serenidad e impedir que se multiplicase la violencia. Eso le habría hecho el juego a los terroristas. Las horas siguientes fueron claves para la reforma política. Las negociaciones con el Gobierno acordaron un entierro multitudinario pero sereno en el que no tuvieran lugar nuevos incidentes. Fue una lección de grandes hombres que se hicieron en pocas horas con una situación explosiva.

Paralelamente se puso en marcha una operación policial, encomendada a los agentes más profesionales y alejados de connivencia con grupos ultraderechistas. Al frente estaba Francisco de Asís Pastor, que tiempo después sería jefe superior de la policía de Madrid. Pastor relacionó desde el principio la muerte de los abogados laboralistas con la huelga de transporte.

Los criminales buscaban a Joaquín Navarro, que era el "enemigo número uno" del decadente sindicato vertical. Por eso los agentes empezaron sus investigaciones en torno a éste. Pasaron dos meses de continuas vigilancias y esperas. Contaban con una pista significativa: "Uno de los asesinos tenía los ojos azules, como Paul Newman". Fue algo en lo que coincidieron los supervivientes.

Los policías buscaban en el bar Denver, en la esquina de San Bernardino –cerca de la sede del sindicato, que estaba en Cristino Martos, 4–, y en otros locales de la zona a un asesino con los ojos de Paul Newman. Hasta que lo encontraron. Un día apareció José Fernández Cerrá –31 años, vendedor, separado– con un maletín; al abrirlo dejó ver un ejemplar de la revista "ultra" Fuerza Nueva. Los agentes se fijaron en sus ojos, que eran como los de Newman.

No le detuvieron enseguida, sino que le siguieron hasta localizar a sus compinches, Carlos García Juliá y Fernando Lerdo de Tejada; a su novia, Gloria Herguedas; al que les proporcionó las armas, Leocadio Jiménez Caravaca, y al presunto instigador, Francisco Albaladejo Corredera, secretario del Sindicato Provincial de Transportes.

Pero siempre ha pesado la sospecha de que la trama de criminales no se detenía en ese eslabón. Leocadio y Gloria Herguedas fueron condenados sólo por tenencia ilícita de armas. Fernández Cerrá y Carlos García Juliá, asesinos materiales, fueron condenados a 139 años de cárcel cada uno, y Albaladejo a 73 años. Fernando Lerdo escapó durante un polémico permiso judicial.

Los hechos en breve



De las informaciones periodísticas sobre el caso Atocha, merece destacarse lo siguiente:

— La masacre se produce el 24 de enero de 1977. Un día antes, la extrema derecha había asesinado al estudiante Arturo Ruiz. El mismo día 24 es secuestrado por el GRAPO el genera Villaescusa.

— A las nueve de la noche, José Fernández Cerrá, Carlos García Juliá y Fernando Lerdo de Tejada se reunieron en la cafetería Nilo. Los tres iban armados. Su intención era. dirigirse al bufete laboralista de Atocha, 55, donde pensaban encontrar al dirigente de Comisiones Obreras del transporte Joaquín Navarro. Según manifiestan le quieren dar “un susto”.

— Los tres suben hasta el piso donde está el despacho. Al ver que aún queda mucha gente, deciden subir al ático y esperar que se vayan algunas personas.

— Hacia las once de la noche consideran que ya es hora de actuar, llaman a la puerta y, tras encañonar a la persona que sale a abrir, encuentran dentro a ocho abogados y un administrativo. A los pocos minutos abandonan el piso. Dejan cinco muertos y cuatro heridos, tres de ellos muy graves.

— Cuando salen de nuevo a la calle los tres citados, caminan hacia la plaza de España. Sólo Lerdo de Tejada estaba algo nervioso, y Fernández Cerrá hubo de darle un abrazo para animarle. Lerdo de Tejada había quedado en la puerta del bufete vigilando y esperando a sus compañeros.

— Los tres vuelven a sus ocupaciones y la Policía no detiene a nadie hasta el mes de marzo, aunque a principio de febrero uno de los supervivientes ya había identificado a Fernández Cerrá.

— En los primeros días de marzo ocurre un hecho insólito: de repente, los implicados se alarman y tratan de salir de Madrid. Fernández Cerrá, primero, y García Juliá y Gloria Herguedas, después, se marchan a Almería. Lerdo de Tejada marcha a la Manga del Mar Menor (Murcia). Allí serán detenidos.

— El 15 de marzo de 1977, la Policía da una rueda de prensa para hacer públicos los nombres de los detenidos y las circunstancias del crimen.

— El caso es encargado al ex juez de Orden Público señor Gómez Chaparro, que será relevado del caso el 26 de abril de 1979, tras la fuga de Lerdo de Tejada, al que dicho juez había concedido un permiso "especial" de Semana Santa. Dos semanas más tarde, y a petición propia, el Juez Gómez Chaparro abandona la Audiencia Nacional y se incorpora a un Juzgado madrileño.

— El día 4 de junio de 1979, siendo ya juez instructor Alfonso Barcala Trillo, declaran los conocidos políticos de ultraderecha Sánchez Covisa y Blas Piñar. También debe hacerlo el policía Antonio González Pacheco, mas conocido por el apodo de "Billy el Niño".

Los Asesinos

abogados Los abogados de la acusación privada en el "caso Atocha": De Izquierda a derecha, José Luis Núñez, Cristina Almeida, Jaime Sartorius, José María Mohedano y, sentado, Jaime Miralles.

Durante una semana, en jornadas con sesiones de mañana y tarde, cinco personajes de la extrema derecha española han estado sentados en el banquillo, acusados de haber preparado, ejecutado y en cubierto después, la matanza de Atocha, el suceso más trágico de todos los ocurridos en la que luego pasada a ser denominada "La semana del complot” (24-31 de enero de 1977).

-Los Asesinos

falbadalejo

FRANCISCO ALBALADEJO CORREDERA: Cuarenta y tres años. Era secretario provincial del Sindicato del Transpone y su filiación política, aunque no concretada en la afiliación a un partido, es considerada como de ultraderecha. Fue detenido por la Policía como instigador de la matanza. Se considera que en él está el comienzo da la desconocida escala de responsables verdaderos, situados mucho más arriba.

Francisco Albadadejo, al que fiscal y la acusación particular presentan como el inductor de la masacre, aunque menos conocido, tiene los rasgos del típico personaje del sindicalismo vertical.

 

 

 

 

cerra

 JOSÉ FERNÁNDEZ CERRÁ: De treinta y cuatro años de edad; trabajaba como vendedor antes de la matanza de Atocha. Había pertenecido a Fuerza Nueva, aunque, tras les hechos, este partido declaró haberte expulsado unos meses antes. Fue uno de los dos hombres —junto a García Juliá— que hizo materialmente los disparos sobre las víctimas. Cuando salió a la calle fue preguntado por Lerdo de Tejada por qué había procedido de esa manera, contestando que "no sabía lo que le había pasado". Según uno de los testigos que han declarado en el proceso, fue visto, tres horas antes de los hechos, en el despacho del secretario del Sindicato Provincial del Transporte, Francisco Albaladejo.
julia CARLOS GARCÍA JULIÁ: Veinticuatro años; era empleado administrativo. También vinculado a Fuerza Nueva; existen fotografías en las que se ve el joven portando la bandera del partido muy cerca de Blas Piñar. Es hijo de un comandante y sobrino de dos generales. Intentó ingresar en la Academia Militar de Zaragoza, sin conseguirlo. Hizo el servicio militar en el cuerpo de paracaidistas en el Sahara. El 21 de octubre pasado pretendió escapar de la prisión, cogiendo como rehén al propio director de la cárcel. La intentona duró doce horas y durante ellas hizo unas declaraciones a Radio Nacional en las que confesó que "estaba totalmente implicado en el caso Atocha por haber disparado sobre cuatro comunistas. asesino
ellerdo  FERNANDO LERDO DE TEJADA: De veinticinco años de edad, era estudiante cuando tuvieron lugar los hechos. Quedó en la puerta del despacho para cubrir a García Juliá y Fernando Cerrá durante la masacre. Detenido en Murcia, fue internado en la prisión de Ciudad Real, de donde huyó, aprovechando un permiso especial de Semana Santa, cuando aún llevaba el caso el ex juez de Orden Público señor Gómez Chaparro. Fue entrevistado en Perpiñán por el periodista de "ABC" Alfredo Semprún. Ha sido juzgado en rebeldía. Según el periodista citado, su paradero actual más probable es Rhodesia.

 

Acusación particular: más allá de los hechos

La tesis de los abogados de la acusación particular desborda el grupo de los procesados y apunta a posibles complicidades políticas "que, con la finalidad de agravar la espiral de violencia que se había iniciado para atemorizar a la población y provocar la intervención de los estamentos armados del Estado, se ponen de acuerdo para realizar un atentado contra personas y entidades que consideraban implicadas en el proceso democrático que se iniciaba en España a primeros de 1977, al que se oponían resuelta y radicalmente todos los implicados en esta causa”.

leocardio


LEOCADIO JIMÉNEZ CARAVACA: El hombre con un pasado más claramente delictivo del grupo, tiene sesenta años y fue procesado siete veces entre 1948 y 1969. Vivía de su pensión de mutilado, ya que recibió una herida en la cabeza durante La guerra. En un registro realizado en su casa por la Policía en 1975, le encontró un verdadero arsenal de armas. Fue acusado de golpear y amenazar a los sacerdotes de la parroquia de la Fuensanta y de colocar unas bombas en un centro juvenil. También fue reconocido como la persona que disparó sobre unos jóvenes, hiriendo a uno de ellos, en la estación de Metro de Oporto. Fue entregado a la Policía por arrojar bombas de humo en una reunión de la Asociación de Amistad Hispano-China del bario de Usera. Se le considera cómplice en la matanza y protagonista en lo que concierne al suministro de armas.

gloria GLORIA HERGUEDAS HERRANDO: Compañera de Fernández Cerrá. Sorprendida en Almería junto a García Juliá y al propio Cerrá, fue detenida por encubrimiento y tenencia ilícita de armas, pero fue puesta en libertad provisional unos días más tarde, bajo fianza de 50.000 pesetas.

 

Otro implicado era Simón Fernández Palacios, ex combatiente de la División Azul y empleado en el Sindicato marileño del Transporte. Hubo un desmentido de Juan García Carrés ex presidente del Sindicato do Actividades Diversas, en el sentido de que hubiera sido él el que hubiera proporcionado un empleo a Fernández Palacios en el Transporte. García Carrés es hijo de García Ribes, presidente nacional del Sindicato del Transporte. Fernández Palacios falleció el 22 de enero del año pasado de una afección cardiaca. Se le consideraba también encubridor.


Según la acusación particular, la idea de que el atentado se ejecutara en el despacho laboralista de la calle de Atocha, 55, de Madrid partió de Francisco Albaladejo, "exacerbado por la huelga del transporte privado de viajeros que por aquellas fechas se producía en la capital". Precisamente, en el despacho laboralista de Atocha trabajaban los letrados que asesoraban e la comisión representativa do los trabajadores del transporte que dirigió las negociaciones con los empresarios, y de la que era miembro destacado Joaquín Navarro. El hecho de que los autores materiales del crimen —Fernández Cerrá y García Juliá— preguntaron por Joaquín Navarro cuando llamaron a la puerta del despacho es interpretado por la acusación particular como pretexto utilizado por aquéllos para que se les franqueara la entrada, ya que sabían por Albaladejo que Navarro frecuentaba el despacho de Atocha.

En síntesis, la acusación particular, que no ha dejado de subrayar que en el sumario se atisba la participación en los hechos de otras personas, cuya identidad no ha podido determinarse por las dificultades encontradas en la instrucción sumarial (tardanza en realizar pruebas fundamentales, lo que ha permitido que se borraran huellas y se dificultaran testimonios), resume así su posición: "La ideación del crimen, el concierto entre sus autores y la concreación del modo, momento y lugar en que había de ser ejecutado se llevaron a cabo en los locales del Sindicato Provincial de Trasportes de Madrid, con la inspiración directa y la coordinación de su secretario general, Albaladejo, aplicándose a la financiación y a la ocultación de sus autores fondos de dicho Sindicato, en cuantía que no ha podido concretarse exactamente”.

En conclusiones provisionales, la acusación particular también calificó de terrorismo, como el ministerio fiscal, la matanza de Atocha, pero en conclusiones definitivas cambia dicha calificación por la de asesinato, los abogados de la acusación particular han estimado, como resultado de la prueba testifical y de los informes médico-forenses (éstos han demostrado que las víctimas fueron tiroteadas estando de espaldas o con la cabeza vuelta hacia la pared), que debe aplicarse a la matanza de Atocha el principio del concurso real de los delitos del artículo 71 del Código Penal, según el cual, cuando un solo hecho constituya dos o más delitos, se impondrá la pena correspondiente al delito más grave en su grado máximo. Y la acusación particular estima que la matanza de Atocha es a la vez terrorismo y asesinato, siendo más grave este último delito. Ello hace que las penas solicitadas por los abogados de la acusación particular se disparen, pues cada uno de los procesados es autor directo, por inducción, por encubrimiento o por complicidad, de nuevo delitos de asesinatos, cinco de ellos consumados y cuatro frustrados.

Que ha pasado con los asesinos

¿Qué fue de los asesinos de Atocha? (noticia de EL Mundo 20 de enero de 2002)

Ya antes del comienzo de la vista, a Fernando Lerdo de Tejada, sobrino de una secretaria de Blas Piñar (fundador de Fuerza Nueva), le concedió el juez instructor un permiso de fin de semana. El reo desmintiendo la semántica de su primer apellido no se reincorporó a la cárcel de Ciudad Real aquel 17 de abril de 1979 y, hasta hoy, permanece perdido en la noche de los tiempos. La huida fue fácil: primero se escondió en La Manga, donde su hermano Luis tenía un negocio. Después partió hacia Francia en coche. Se sabe que en Perpignan le proporcionaron dinero, documentación falsa y un billete hacia Sudamérica. Presumiblemente, pasó varios años residiendo en Chile y, en la actualidad, fuentes cercanas a la familia lo sitúan en Brasil. Hoy podría haber regresado a España.Su delito prescribió en febrero de 1997.

Pero nadie ha sido capaz de dar cuenta de su paradero. Ni siquiera en El Toboso (Toledo), donde residen por temporadas su madre y sus hermanos. Al preguntar por él, muchos vecinos cuelgan el teléfono directamente. Otros responden con reservas: «Nunca más volvió aquí», afirma una amiga de la madre de Lerdo de Tejada que prefiere mantener el anonimato. «Si le preguntas por él, nunca dice dónde está. "Sabemos poco de él, pero bueno", es lo que me contesta siempre», añade. Su sobrino Francisco Javier Lerdo de Tejada, residente en Madrid, asegura no haber sabido de él desde entonces: «Apenas tengo recuerdos de él. Yo tenía entonces sólo cuatro años. No lo he visto desde entonces». Tampoco en Fuerza Nueva se supo nunca más de sus andanzas.

Fernández Cerrá y García Juliá sí fueron juzgados y condenados, cada uno, a 193 años de cárcel. El móvil del crimen del autodenominado Comando Hugo Sosa, vinculado a la Alianza Apostólica Anticomunista, se desveló como un escarmiento a los inspiradores de una huelga de transportes que se enfrentaba a los intereses del Sindicato Vertical. El secretario provincial del Transporte de Madrid, Francisco Albadalejo Corredera, fue condenado a 73 años de prisión por haber dado la orden a los asesinos. Leocadio Jiménez Caravaca ya fallecido, como el anterior fue quien suminstró las armas y cumplió una condena de cuatro años, dos meses y un día. La novia de Fernández Cerrá, Gloria Herguedas, fue condenada a un año de cárcel por complicidad.

García Juliá, que aquella noche de 1977 fue el encargado de dar el tiro de gracia con su Star a Sauquillo y Holgado, no ha dejado de mostrar su "ejemplaridad humana" desde que, el 23 de septiembre del 91, el juez Ignacio Sánchez Ybarra decretara su libertad condicional tras 14 años de tambo en Villanubla. En agosto de 1994, solicitó permiso a la Audiencia Nacional para viajar a Paraguay atendiendo a una oferta de trabajo de la empresa Traflumar (Tráfico Fluvial y Marítimo).

El permiso le fue concedido por el juez José Luis Castro, pero lo revocó días después a petición de la Fiscalía. En diciembre de 1994, se solicitó formalmente su regreso a España, pero García Juliá no compareció. El 11 de mayo de 1996 era detenido por la policía boliviana bajo la acusación de tráfico de drogas. Lo delataron dos mulas (correos de los narcos) sorprendidos con 15 kilos de cocaína un día antes en un avión con destino a Zürich.La policía boliviana no pudo ver confirmada durante el juicio su sospecha de que los fondos recaudados por Juliá eran invertidos en la financiación de grupos parafascistas, Desde entonces, el ultraderechista permanece recluido en la prisión de alta seguridad de Palmasola (La Paz). El Gobierno español, a petición de Izquierda Unida, acordó solicitar su extradición tras su reunión de 20 de abril de 2001. Según el auto dictado por la Sala un año antes, tiene pendiente en España el cumplimiento de los 3.855 días de prisión que quedaron en el limbo de la culpa tras la revocación de su libertad condicional y su fuga.

Por último, Fernández Cerrá cumplió 15 años de cárcel y salió con la condicional en 1992. Jaime Sartorius, que durante el juicio actuó como abogado de la acusación y que fue quien introdujo en el PCE a cuatro de los cinco abogados asesinados, afirma haber escuchado rumores de que, tras su puesta en libertad, Cerrá había estado vinculado a una empresa de seguridad. «Imagínese, una persona así en una empresa de seguridad, me parece espantoso», dice. Ni él ni el resto de abogados implicados en la causa pueden dar cuenta de su paradero: «Nos hemos intentado olvidar de esa gentuza».

SERVICIOS SECRETOS


Como el resto de letrados de la acusación, considera que el crimen no fue aclarado del todo durante el proceso: «Faltan las cabezas pensantes. No nos dejaron investigar. Para nosotros, las investigaciones apuntaban hacia los servicios secretos, pero sólo apuntaban.Con esto no quiero decir nada».

El también letrado acusador José Luis Núñez Casal recuerda que «las pruebas con respecto a la munición no fueron facilitadas por el instructor. Cómo consiguieron las armas es el hilo que no se pudo desbrozar. Por eso no se pudieron demostrar responsabilidades políticas».

Miguel Ángel Saraiba, uno de los supervivientes de la matanza, también señala que «aún nadie sabe nada de posibles responsabilidades políticas. Pero ellos no tenían capacidad logística» para preparar el crimen. «Es de suponer que los mentores de aquellas personas eran... sonaron varios nombres... Prefiero no hablar. Soy víctima de mi tiempo y tengo miedo. Un miedo controlado, pero que a veces supera la media de mi resistencia. No soy un héroe, y he recibido amenazas los que no están conformes con la trayectoria del grupo político al que pertenezco. Por eso prefiero no hablar», insiste.Veinticinco años después.

 

LaHuelladigital.com


Publicado por Sandra Céspedes Martínez el 24 febrero 2007 en la sección de Artículos, Opinión y se habla de Ana Isabel Álvarez, Clara Zetkin, Día internacional de la mujer, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, François Picq, Liliane Kandel, Nueva York, Renée Côté, Victoria Sau

 

Zetkin luxemburgoClara Zetkin y Rosa de Luxemburgo en 1910.El  8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer, pero contrariamente a lo que se cree en muchos círculos sociales, su nacimiento no radica en un acontecimiento aislado, sobre el que ni tan siquiera existía consenso entre la historiografía norteamericana y la española, sino que ha de encuadrarse en un contexto histórico e ideológico mucho más amplio.

En la historiografía española la conmemoración del 8 de marzo se vincula, de forma equivocada, al incendio ocurrido el citado día del año 1908 en una fábrica textil de Nueva York, provocado por el propio empresario ante las obreras declaradas en huelga y encerradas en el inmueble.

En la historiografía estadounidense se vincula, también de forma incorrecta el origen del 8 de marzo a una manifestación de trabajadoras del sector textil en la ciudad de Nueva York que reivindicaban mejoras laborales.

Según el Diccionario Ideológico Feminista de Victoria Sau, “se considera una jornada de lucha feminista en todo el mundo en conmemoración del día 8 de marzo de 1908 en que las trabajadoras de una fábrica textil de Nueva York llamada Cotton declararon una huelga en protesta por las condiciones insoportables de trabajo. El dueño no aceptó la huelga y las obreras ocuparon la fábrica. El dueño cerró las puertas y prendió fuego muriendo abrasadas las 129 trabajadoras que había dentro (…)”.

Las referencias sobre el origen de la celebración del 8 de marzo que se basan en el incendio de la fábrica en Nueva York o en la manifestación de las trabajadoras son falsas debido a la manipulación de querer silenciar el verdadero origen de esta festividad. En relación al incendio, basta con mirar el calendario para hacer tambalear esta teoría. El 8 de marzo de 1908 era domingo, un día un tanto extraño para declararse en huelga sin perjudicar al empresario.

Sí que hubo un incendio en la fábrica de la Triangle Shirtwaist Company donde murieron muchas mujeres, la mayoría chicas inmigrantes de entre los 17 y 24 años, pero no fue el 8 de marzo de 1908, sino el 25 de marzo de 1911, dos días antes a la primera celebración del Día Internacional de la Mujer.

En relación a la manifestación, aunque ésta tuvo lugar, no fue ni el 8 de marzo de 1857, ni el 8 de marzo de 1908 como se suele referenciar. Fue el 27 de septiembre de 1909 cuando los/las empleado/as del textil hicieron una huelga de trece semanas hasta el 15 de febrero de 1910, en demanda de mejoras laborales, pero este acontecimiento tampoco es el origen de la celebración del 8 de marzo.

Las historiadoras Liliane Kandel y François Picq afirman que el mito que sitúa la manifestación en el año 1857 fue creado en 1955 para eliminar el carácter comunista que más tarde adquiriría el Día Internacional de la Mujer.

La decisión de convertir esta celebración en una festividad internacional corrió a cargo de Clara Zetkin (Sajonia, Alemania – 1857), líder del movimiento alemán de mujeres socialistas. Pero la propuesta presentada por Zetkin en la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, celebrada en Copenhague los días 26 y 27 de agosto de 1910, para organizar la celebración de un Día Internacional de la Mujer no era del todo original. Tenía un antecedente en el que inspirarse, el Women’s Day que las socialistas estadounidenses llevaban celebrando desde 1908, cuya finalidad era la reivindicación del derecho al voto para las mujeres. El Partido Socialista Americano designó el último domingo del mes de febrero, día 28 de 1909, como Woman’s Day, para reivindicar el derecho de las mujeres al sufragio. Y hasta el 1920 no fue aprobada la Decimonovena Enmienda de la Constitución Estadounidense por la que se otorgaba a las mujeres el derecho al sufragio.

El Día Internacional de la Mujer, que tiene sus orígenes indiscutiblemente en el movimiento internacional de mujeres socialistas de finales del siglo XIX, tenía como finalidad exclusiva promover la lucha por el derecho al voto femenino, sin ningún tipo de restricción basada en el nivel de riqueza, propiedades o educación.

De esta forma, la primera celebración del Día Internacional de la Mujer se produjo el 19 de marzo de 1911, y fue seguido en Austria, Alemania, Dinamarca y Suecia.

En los primeros años, el esta efeméride se festejaba en fechas diferentes según los países, pero en 1914, a propuesta de las feministas alemanas, se celebró por primera vez el 8 de marzo en Alemania, Suecia y Rusia. La única autora que se aventura a dar una explicación sobre la elección de esta fecha es Renée Côté, quien sólo apunta como posibilidad el hecho de que el mes de marzo estaba cargado de contenido revolucionario, pero sin dar ningún argumento sólido sobre por qué ese día en particular y no otro.

También la Revolución Rusa de 1917 tuvo una gran influencia a todos los niveles en la elección de este día internacional. Aunque el 8 de marzo se llevaba celebrando en Rusia desde 1914, en el año 1917 las mujeres rusas se amotinaron ante la falta de alimentos, dando inicio al proceso revolucionario que acabaría en el mes de octubre de ese mismo año. Los acontecimientos del 8 de marzo de 1917 (23 de febrero en su calendario) son importantes, no sólo porque dieron origen a la revolución y porque fueron protagonizados por mujeres, sino porque, según todo parece apuntar, esos sucesos fueron los que hicieron que el Día Internacional de la Mujer se pasara al celebrar sin más cambios hasta la actualidad el 8 de marzo.

Naciones Unidas, con ocasión de la celebración en 1975 del Año Internacional de la Mujer, ofreció una versión de los hechos que habían conducido al nacimiento de esta conmemoración femenina. Según Ana Isabel Álvarez, es muy interesante resaltar que en ese breve informe se silencian de manera absoluta los sucesos vividos en Rusia en 1917, que precisamente fueron los que harían del 8 de marzo el día elegido para celebrar el Día Internacional de la Mujer: “El Día Internacional de la Mujer fue propuesto por primera vez por Clara Zetkin, una representante de la Conferencia de Mujeres Socialistas, celebrada en Copenhague en 1910”.

Según Álvarez, “la propuesta llegó al comienzo de un periodo de gran transformación social y política en el mundo. Europa estaba al borde de la I Guerra Mundial, los imperios coloniales de Asia y África estaban sufriendo las primeras conmociones de la revuelta nacionalista, y en Norteamérica el movimiento por el sufragio femenino estaba cuestionando algunas de las presunciones de las relaciones humanas. La llamada de Clara Zetkin a las mujeres para unir su lucha por la igualdad de derechos con la lucha por preservar la paz mundial topó con un coral sensible”.

Cuando se celebró el primer Día Internacional de la Mujer en 1911, más de un millón de mujeres participó públicamente en él. Además del derecho a voto y a ocupar cargos públicos, demandaban el derecho a trabajar, a la enseñanza vocacional y el fin de la discriminación en el trabajo”.

 

{jcomments on}

 

En noviembre de 1921, paralelamente al proceso de fundación del PCE, en el que jugaron un importante papel las y los jóvenes, se producía la fundación de la UJCE.

cartel_90En noviembre de 1921, paralelamente al proceso de fundación del PCE, en el que jugaron un importante papel las y los jóvenes, se producía la fundación de la UJCE.  En aquella época, la Revolución de Octubre de 1917 había tenido una importante repercusión en el conjunto del movimiento revolucionario mundial, y especialmente en la juventud obrera y campesina en España, que empieza a ver una esperanza en la revolución rusa, sobretodo en un contexto agrario tan atrasado y con una revolución industrial tardía y muy concentrada en grandes ciudades.
Esta experiencia histórica generó grandes contradicciones en el seno del PSOE, que en 1920 realiza una conferencia para decidir sobre su posible entrada en la III Internacional, ganando por un mínimo margen la posición favorable a la entrada, por lo que la decisión se pospone a su Congreso. Finalmente, las reticencias de parte del PSOE a entrar en la III Internacional se saldarían con la escisión de la dirección nacional de las Juventudes Socialistas y de varias federaciones del PSOE para formar el Partido Comunista Español ese mismo año.

Al celebrarse el Congreso, las posiciones favorables a entrar en la III Internacional vuelven a ser mayoritarias, pero desde la postura contraria se consiguen imponer condiciones para la entrada que no serán aceptadas por la Internacional. El PSOE vuelve a celebrar un congreso donde las posiciones favorables serán derrotadas, lo que se salda con una nueva escisión de parte del partido que formará el Partido Comunista Obrero Español.


La III Internacional, siguiendo el principio de partido único, insta al PCOE y al Partido Comunista Español a que constituyan una sola organización. La internacional juvenil comunista hará lo propio, por lo que tras el Congreso de Unificación se crea el Partido Comunista de España, y se elige a una dirección de jóvenes que serán los encargados de construir la sección española de la internacional juvenil, y se establecen las bases de la relación que ha de tener las juventudes y el partido, constituyéndose como una organización independiente y autónoma que organice a la juventud desde una lógica juvenil, y que asuma sus propios aciertos y errores. Tiburcio Pico es su primer secretario general.

Los primeros años

Los primeros años de existencia de la UJCE vinieron marcados por las movilizaciones y la convulsión en el país, y por una situación interna de aislamiento y sectarismo influida por las dificultades de la organización para aplicar al contexto propio las enseñanzas adquiridas en la revolución rusa. La UJCE y el PCE se lanzan a diversas aventuras insurreccionalistas sin éxito, además de estar en constantes disputas internas entre los sectores provenientes de los partidos originarios.

La marcha general del país con los desastres militares de la Guerra de Marruecos y la descomposición del régimen de la restauración no ayudan al crecimiento de la organización.  La UJCE realiza una campaña externa contra de la Guerra de Marruecos.

En septiembre de 1923 el general Primo de Rivera da un golpe de estado con el apoyo del rey Alfonso XIII y la aristocracia española,  la Iglesia y algunos sectores del ejército. El PCE y la CNT intentan organizar un movimiento opositor al golpe sin mucho éxito, al igual que sucede a la organización juvenil en su ámbito. 

Los primeros años de la dictadura están marcados por la persecución política y por la constante cooptación de cuadros juveniles para nutrir las direcciones caídas, bien por detenciones o por conflictos internos. Los intentos de la Internacional Comunista por estabilizar al partido y a la juventud se vuelve inútiles y la militancia menguo hasta unos poco centenares.

Consolidación, ascenso y unificación.

Con la caída de la dictadura y la llegada de la II República en 1931, la organización vive una nueva etapa de crecimiento y fortalecimiento, en un contexto de cambios para el país. No obstante, en los primeros años de República continúa la inercia de sectarismo y rechazo frontal al nuevo sistema político por caracterizarlo como una república burguesa, lo que se reconduciría a partir del II Congreso de 1932.

El II Congreso, celebrado en Bilbao, elige a una nueva dirección encabezada por Trifón Medrano, y se produce una profunda renovación y reorganización interna. La organización se consolida, toma presencia en fábricas de toda España y desarrolla políticas con una incidencia real en la juventud trabajadora.   

El cambio de dirección en el PCE ayudaría al cambio de enfoque en la organización juvenil. También ayudarían dos hechos de importante relevancia histórica: por un lado, la experiencia de la Revolución de Asturias de 1934, que demostraba el potencial de la unidad entre la UJCE y las Juventudes Socialistas; por otro lado, el VII Congreso de la KOMINTERN y su impulso a la política de alianzas antifascistas, que tendrá su correlato en la política de unidad juvenil antifascista en la Internacional Juvenil Comunista. Eso impulsará en el trabajo concreto la unidad entre jóvenes comunistas y socialistas.

Finalmente una delegación conjunta del UJCE y de FJSE viaja a Moscú para sentar las bases de la unificación con la dirección de Internacional Juvenil Comunista, y en marzo de 1936 se realiza una asamblea de unión en Madrid, mediante la cual se abría un proceso de constitución de la Juventud Socialista Unificada, con conferencias a todos los niveles y que culminaría en un Congreso Nacional en de Unificación en agosto del 36. 

La JSU se constituyo como organización juvenil independiente, con lazos fraternos con los dos partidos obreros, PSOE y PCE. La dirección se constituyó a partes iguales entre las dos organizaciones, aún cuando la proporción entre ambas era bastante desigual. A nivel internacional se adhirió a la internacional socialista para trabajar en su seno por la unidad con la internacional comunista, de la que era simpatizante. En poco tiempo la JSU se convertirá en la organización juvenil por excelencia.

El proceso de unificación no estuvo exento de críticas de los sectores más derechistas del PSOE, que veían el proceso como una entrega a los comunistas orquestada desde Moscú.

La Guerra Civil

El 18 de Julio de 1936 se produce el golpe de Estado fascista perpetrado por el ejército, y promovido por la Iglesia y la derecha política. La consigna de la JSU en plena contienda fue la de unidad de los y las jóvenes contra el fascismo. Así aunque la unidad se consideraba ya lograda con la JSU, se creo la Alianza Juvenil Antifascista en agosto del 37 que aglutinaba a muchas organizaciones juveniles de partidos republicanos, sindicatos e incluso las juventudes libertarias.

La labor de agitación y propaganda de la JSU durante toda la contienda fue encomiable. Se realizaron campañas muy exitosas para movilizar a la juventud como las “Ocho condiciones de la Victoria” o el programa de juventud. También desplegó una incansable labor social organizando las Olimpiadas Juveniles y brigadas de alfabetización en la retaguardia o clubes de lectura para los soldados en el frente.

En cuanto a su labor militar, la JSU organizó sus propios batallones, que posteriormente serían integrados en el Ejercito Popular.  Del mismo modo, tuvo gran importancia la creación del cuerpo de ayuda llamado “Alerta” que era el encargado de recoger a los heridos y a los muertos tras los bombardeos de la ciudad.

Internamente, la JSU era independiente pero no fue neutral a la durísima confrontación que se dio en el bando republicano durante toda la guerra. En este sentido siguió la política marcada por el PCE de unidad antifascista, llegando a afiliarse toda la dirección de la JSU al PCE en plena batalla de Madrid.

Las tensiones entre el PCE y el PSOE también se dejaron notar dentro de la JSU, la simpatía de los caballeristas se acabo pronto y se comenzaron a formar comisiones de socialistas en algunos lugares, que más tarde serían el germen de la reorganización de las juventudes socialistas.

La Posguerra

Tras la derrota de las fuerzas republicanas vendría una segunda clandestinidad de casi cuarenta años.

La JSU apoya la lucha guerrillera con dos divisiones de maquis y se planteo como objetivo prioritario salvar a las y los jóvenes de la represión. Las fuerzas antifascistas seguían creyendo que la guerra contra el nazifascismo liberaría también a España, aunque esta esperanza no se cumplió.

En Octubre de 1945 se constituyó en Londres la Federación Mundial de la Juventud Democrática, siendo la JSU organización fundadora. Mientras tanto se celebraba en Francia el I Congreso en el exilio de las Juventudes Socialistas, con lo que la JSU quedó herida en su carácter unitario.

La débil estructura clandestina que la JSU deja en el país la vuelve dependiente del PCE. Durante los años cincuenta la JSU va a ir desapareciendo al ir ingresando la mayoría de sus cuadros en el PCE e ir el PSOE impulsando su propia organización.

La Reconstitución

En 1960 se celebra el VI Congreso del PCE, en un contexto político y social de incremento de oposición al franquismo, con el repunte del movimiento obrero y el nacimiento de las Comisiones Obreras. 

Así se decide la recuperación de la organización juvenil que se adaptase a esta nueva situación y en octubre de 1961 el Comité Central del PCE nombra a Agustín Gómez secretario general de la UJCE, y se organizan círculos de jóvenes vinculados a las células del partido. La línea estratégica en este periodo, en sintonía con la del PCE, está marcada por un llamamiento a la unidad de la juventud antifascista y a la reconciliación nacional.

En 1963 ve la luz el primer número de la revista Horizonte. La Guerra de Vietnam y la lucha antiimperialista marcará la agenda política de la organización en 1965. 

Las huelgas estudiantiles y obreras inundarán todo el país en 1966, y las elecciones sindicales de ese año supondrán un éxito para CC.OO. . La necesidad de enfrentar las problemáticas particulares de la juventud en el ámbito sindical lleva a la organización a promover la participación juvenil en el sindicato, y a constituir la comisión juvenil unitaria (germen de las secretarías de juventud).

A principios de los años 70 la UJCE ya tiene implantación en todo el Estado, por lo que se decide realizar una conferencia que articulase a la UJCE a nivel de todo el país. Posteriormente se realizaron varias conferencias que consolidaron un núcleo de dirección estatal estable.

En abril de 1976 se convoca en Madrid clandestinamente la IV Conferencia, que tuvo que ser desconvocada in situ ante las escasas garantías de seguridad que existían. El secretariado compuesto por 8 personas es detenido en los sótanos de la Puerta del Sol, por órdenes del entonces ministro Manuel Fraga. Ante la presión de abogados y familiares son puestos en libertad sin cargos.

La Conferencia se realiza finalmente en Barcelona, donde se plantea la consigna “Hacia la UJCE de los cien mil”. Se proponía pasar de 20.000 militantes a 100.000. También se concibe a la organización como una organización de masas, como un movimiento joven para la libertad y el socialismo. La estructura que se crea son las “uniones”, que eran concebidas como amplios espacios para el debate, el ocio... .

La legalización

El 9 de abril de 1977, más conocido como sábado santo rojo, el gobierno legaliza el PCE y por tanto la UJCE. En las primeras elecciones, en junio de 1977, Josep Maria Riera, Secretario General de la JCC, sería elegido diputado a las Cortes en la lista del PSUC. La campaña por la mayoría de edad a los 18 años es un gran éxito tanto por los resultados que se consiguen como por la gran movilización juvenil que provocó.

Tras la IV Conferencia, la UJCE entró en crisis. De los 100.000 militantes que se buscaba afiliar, se alcanzaron los 40.000. El modelo organizativo “abierto” y “de masas” derivó en una estructura hipertrofiada, con comités inestables, “uniones” sin continuidad en el trabajo, imprevisión, debilidad ideológica, etcétera.

Se pasó a un modelo organizativo un poco más definido y perfilado, donde los “colectivos” sustituían a las “uniones”. La Organización se dotó de un Manifiesto Ideológico y unos Estatutos, donde se definía como marxista revolucionaria, y un Comité Federal de más de setenta miembros. Como órgano de expresión se edita “El Manifiesto”.

En 1979 tiene lugar la V Conferencia. En ella, lejos de superar la crisis, se profundiza en ella. Tras una fuerte autocrítica, en la que se define el estado de la Organización como “caótico”, emergen tendencias influidas por los debates de la autonomía obrera italiana y el situacionismo francés que proponen la disolución de la UJCE en un movimiento juvenil tenido por sujeto principal de la revolución articulado en torno al potencial del “pasotismo”, definido como “antiautoritario” y “revolucionario”.

A principios de los años ochenta, la lucha contra la entrada de España en la OTAN marca un nuevo ciclo de movilización. Los II y III Congresos en 1981 y 1984 confirmaron la tendencia eurocomunista de la UJCE que, al igual que en el PCE, convulsionarían a la organización en lo interno.

Al calor de las fuertes movilizaciones contra la OTAN y ante la manifiesta derechización del PSOE, en 1986 nace Izquierda Unida como movimiento político y social que trate de aglutinar al conjunto de la izquierda en un mismo proyecto político. La UJCE participará en su fundación como organización independiente y autónoma.

En enero de 1988 la UJCE celebra su IV Congreso. Este estuvo alumbrado por las masivas movilizaciones estudiantiles de los años 1986 y 1987, en las que la Juventud Comunista estuvo altamente implicada, lo que permitió que un gran número de cuadros que se forjaron al calor de las luchas, se incorporaran a las tareas políticas de la Unión.

A su vez, el Congreso preparó lo que finalmente resultaría como la Plataforma Juvenil por el Empleo, una de las experiencias unitarias más importantes de los jóvenes de izquierdas en los últimos años, que protagonizó movilizaciones emblemáticas, como la manifestación del 1 de diciembre de 1988, que reunió a casi 200.000 jóvenes y constituyó una de las mayores movilizaciones juveniles de la historia de España, que sirvió como prólogo de la histórica Huelga General del 14-D.

Los convulsos noventa

Al calor de las experiencias unitarias, y especialmente de Izquierda Unida, se celebró un nuevo Congreso de Unidad (mayo de 1989) donde la mayoría de los CJC se reintegran en la UJCE, lo que marca un antes y un después en la línea política de la organización.

En junio de 1990, la UJCE afronta en su V Congreso un duro debate motivado por la caída del bloque socialista, con posiciones que cuestionaban su propia existencia o la necesidad de congelar su actividad en favor de unas nuevas juventudes de IU. El Congreso se salda con la derrota de las posiciones liquidacionistas, jugando un importante papel en el posterior debate sobre la misma cuestión en el seno del XIII Congreso del PCE. 

Los años noventa resultaron extraordinariamente convulsos para la UJCE. Debido a las sucesivas crisis del PCE, se produjo el desmantelamiento de la Juventud Comunista en prácticamente todas las comunidades autónomas. Sólo las Federaciones de Madrid (JCM) y Andalucía (JCA) permanecieron con estructuras estables y consolidadas pero tampoco fueron ajenas a profundas crisis y escisiones frecuentemente motivadas por los conflictos internos del PCE. No fue hasta el VIII Congreso cuando la UJCE consigue cambiar la tendencia autodestructiva y afrontar la reconstrucción de la Organización y la adopción de una estrategia propia.

En la actualidad

El modelo organizativo de la UJCE ha venido marcado en los últimos años por la adopción del leninismo como definición ideológica (aprobada en el VI Congreso, abril de 1993), la aplicación de la unidad de acción y desarrollo de la sectorialización (VIII Congreso, diciembre de 1999) y la asunción del centralismo democrático (IX Congreso, noviembre de 2003).

En 2006 la UJCE celebró su X Congreso bajo el lema: “Seguimos adelante: organizando la Revolución del Siglo XXI”. En este congreso la organización profundizó en el marxismo-leninismo como base ideológica y reforzó el centralismo democrático como modelo organizativo. Asimismo, en este congreso, la UJCE puso su empeño en mejorar en sistema de sectorialización que llevaba aplicando desde el VIII Congreso, y que cristalizaría en un papel muy importante de la organización en las movilizaciones estudiantiles contra la LOU y el Plan Bolonia.

En abril de 2010 tuvo lugar el XI Congreso, bajo el lema “aprender >> luchar >> vencer”, siendo uno de los más concurridos en los últimos quince años. Actualmente la UJCE centra su actividad en la reconstrucción de la identidad de clase, la lucha por la democracia participativa y por la III República.

Noventa años después, en condiciones muy distintas, la juventud sigue rebelándose incansable contra el capitalismo y contra los distintos atentados a la dignidad humana sobre los que se sostiene este sistema de explotación y dominación. La UJCE seguirá aportando experiencia a los distintos frentes de lucha, y enriqueciéndose de los aprendizajes de los distintos movimientos que luchan por la emancipación del ser humano, y por mayores cotas de libertad para la juventud obrera, campesina y estudiantil. 

Mientras la anacrónica explotación del hombre por el hombre siga existiendo, seguirá siendo plenamente vigente la lucha de la juventud por el ideal comunista. Que esté en guardia el burgués insaciable y cruel, que esta juventud no le dará nunca paz ni cuartel.

http://www.youtube.com/watch?v=SHPTxGgLp2Q http://www.youtube.com/watch?v=CwD9ZFS21Nw

Otras secciones

miniaturacercate

miniaturagrupom0

miniaturaelecciones

miniaturaiiirepublica

Recomendamos

miniaturaiuarriate

miniaturapce

miniaturapca

miniaturamalaga

miniaturapijus0

miniaturapcaronda

Contrainformación

miniaturamobrero

miniaturalarepublica

miniatura3informacion

miniaturakaos

miniaturainsurgen

miniaturarebelion

recatar

Te pude interesar

miniaturaconvenio

miniaturacalendario

miniaturalaicismo

miniaturaapostasia

Tenemos un visitante y ningun miembro en Línea