images/stories/agrupacion/cabeceraimpresion.jpg

ayuntamiento De los 103 municipios, 32 superan el plazo fijado para abonar a los proveedores Arriate tiene una media de 103,15 días

 

Apenas el 31% de los municipios malagueños sobrepasaron el pasado mes de septiembre los 30 días naturales de plazo fijados en la Ley de Morosidad desde 2013 como tope para que las administraciones públicas paguen a sus proveedores una vez que los técnicos han verificado que las facturas son reales, algo para lo que tienen otro mes desde que se presentan. Los últimos datos publicados por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas ponen de manifiesto la existencia de 32 municipios, de un total de 103, que superan este periodo de pago, frente a 55 que están por debajo. A ellos hay que añadir otros 16 ayuntamientos que no aportaron los datos exigidos por el Gobierno.

En el lado más negativo de la balanza destaca el caso de nueve localidades que superan con creces el periodo medio de abono de los servicios realizados por empresas. Este particular listado está encabezado por Cortes de la Frontera, cuyos proveedores tardan de media 267,67 días en cobrar por los trabajos realizados. A la pequeña localidad de la comarca rondeña le sigue, a mucha distancia, Benamocarra, con 186,45 días de media; Humilladero, con 171; Alozaina, con 155,12; Tolox, con 149,04; Colmenar, con 148,41; El Borge, con 137,59; Pizarra, con 111,75, y Arriate, con 103,15. En la fórmula que fijó el Ministerio de Hacienda por Real Decreto, en 2014, para calcular este indicador del periodo medio de pago a proveedores, se incluyen también sociedades y otros entes autónomos de los ayuntamientos.

Dentro de este conjunto de municipios que superan el plazo para abonar las facturas a los proveedores se incluyen grandes municipios malagueños como Rincón de la Victoria (97,8 días), Benalmádena (93,02), Vélez-Málaga (92,81) y Torremolinos (83,59).

En el lado contrario de esa balanza, en la que se sitúan los buenos pagadores, se situaron en septiembre 55 ayuntamientos. Entre ellos llama la atención la existencia de 39 localidades que incluso hacen frente a sus obligaciones de pago en el periodo de 30 días del que disponen para verificar las facturas entregadas por los proveedores. En este parámetro se incluyen Macharaviaya, que apenas necesita poco más de un día para pagar una vez reciben y verifican la factura; Junquera (-23,84 días); Salares (-21,81 días por debajo del plazo de verificación), y Algarrobo, con 21,01 días menos de los 30 que tienen para analizar las facturas.

Entre los que mejor respuesta tienen ante sus proveedores está Málaga capital, que, según los datos del pasado mes de septiembre, hizo frente a sus obligaciones de pago en unos 20 días desde que tienen en sus manos las facturas. De otro lado se incluyen otros 16 municipios que cumplen con el plazo fijado por la Ley de Morosidad para abonar los pagos, al estar por debajo de los citados 30 días.

Tal y como se ha previsto en la Ley de Estabilidad Presupuestaria, el periodo medio de pago a proveedores es uno de los indicadores para determinar si hay o no estabilidad presupuestaria. Dos meses consecutivos sin ella obligan a elaborar un plan económico-financiero, con las medidas -recortes- que se van a tomar para reconducir esta situación y pagar en tiempo y forma. El Ministerio da un tiempo. Pero si la situación persiste, el Ayuntamiento se verá limitado en otros aspectos de su funcionamiento: para acceder a operaciones de crédito o avalar a otros entes, por ejemplo, necesitará ya el visto bueno del Estado o puede quedarse sin subvenciones y ayudas. Llegado el caso, el Estado podría retener incluso lo que le toca de la PIE (Participación de los Ingresos del Estado) para pagar directamente a los proveedores.

Estos datos se vienen haciendo públicos a través de la web del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas desde el año 2014 y, con ellos, el departamento que dirige Cristóbal Montoro pretende que no se vuelva a reproducir la situación que se dio hasta el año 2012 y antes de los primeros planes de pago a proveedores, cuando había facturas que se dejaban durante años en los cajones de determinados consistorios, que llegaron a poner al borde del cierre a muchas pequeñas y medianas empresas. Ese plan -cuestionado porque se hizo a través de los bancos y con altos intereses, que luego se revisaron, cuando había otras posibilidades- logró que los ayuntamientos se pusieran al día en ese sentido.


El listado completo publicado por el Ministerio de Hacienda incluye organismos de carácter supramunicipal, caso de Diputación provincial de Málaga y las mancomunidades de municipios de la Costa del Sol Occidental, de la Axarquía y de la Sierra de las Nieves. En el caso de la institución presidida por Elías Bendodo, el dato oficial pone de relieve que la entidad de media en 15,7 días de media. En cuanto a las mancomunidades de municipios, la de la Costa del Sol Occidental lo hace incluso antes de cumplirse el periodo del que dispone para analizar las facturas (2,19 menos), y la de la Axarquía supera en apenas 1,33 días el lapso de abono (31,22 días de media).

 

http://www.malagahoy.es/article/malaga/2181383/los/ayuntamientos/paga/sus/facturas/con/retraso.html